lunes, enero 10, 2005

La Pregunta Filosófica - ¿Quién soy, de dónde vengo y a dónde voy?

En esta primer entrada a mi nuevo Blog corresponde, primero que nada, presentarme, explicar quién soy y que me propongo. Mi nombre es Federico y vivo en Buenos Aires, Argentina. Soy bachiller en Ciencias naturales, orientación Biología, y actualmente me encuentro cursando Ciencias Políticas. Hablo y escribo español, inglés, alemán, y estoy dando los primeros tropezones aprendiendo ruso. Siendo argentino mi español es rioplatense, así que hago un esfuerzo para escribir en español lo mas neutro posible para que me entiendan los demás hispanohablantes del mundo, y les pido disculpas de antemano si se me escapa algún "vos" u otra tonada local.

En cuanto a mis aficiones, me interesa un poco de todo. He incursionado en rubros tan disímiles como la fotografía, el TaeKwon-Do, la oratoria, el tiro táctico y la aeronáutica. Y, por supuesto, el pensamiento crítico. Soy asiduo lector del weblog de Mauricio-José Schwarz (charlatanes.blogspot.com) entre otros, y combato a las pseudociencias con el mismo celo que a los extremismos religiosos.

Mi entrada al escepticismo es una historia no infrecuente en el ámbito racionalista: soy un crédulo converso. Cuando era niño una tía o abuela, ya no recuerdo, me regaló un viejo ejemplar de "El Triángulo de las Bermudas" de Charles Berlitz (lo conocen? seguro? jeje) decimocuarta edición de Editorial Pomaire de marzo 1977, el cual devoré con creciente entusiasmo y fascinación. A pesar de que mi sabio padre me recordaba cada tanto que no creyera todo lo que leyera, en mi infantil ingenuidad me parecía que algo de verdad debería haber detrás de lo que Berlitz relataba. No creía que alguien fuese capaz de inventar o mentir tan descaradamente durante tantas páginas. Y me lo tragué enterito y sin condimentar.

Y no fue el único. Durante una temporada me di un grosero atracón de literatura ufoloquísima, en parte de revistas como Conozca Mas (o menos). Y aprendí mucho: me enseñaron que las pirámides de Egipto y de América, las líneas de Nazca, los moais de las Isla de Pascua, Stonehenge, la Atlántida, el Coliseo, la Torre Eiffel, el Madison Square Garden, el Obelisco, el estadio de River Plate, la cucha del perro y el inodoro de mi casa habían sido construidos por extraterrestres, que encima nos raptan para hacernos experimentos enfermos.

Aprendí también que Nessie era un Plesiosaurio del Mesozoico aparecía en innumerables fotos pero en ningún sonar, que el chupacabras es un selecto gourmet que selecciona sus aperitivos con precisión quirúrgica, que el Yeti existe y es primo de Pie Grande, que el Kraken le pone mayonesa a los barcos que se traga, influenciado sin duda por la Luna que provoca naufragios y define nuestro futuro... y mucho mas. Esto habrá sido alrededor de 1995.

Claro que después de un tiempo me fui interesando por otras cosas y toda ensalada de pendejadas quedó un poco relegada al olvido, cada tanto reflotada por alguna lucecita ovníloca como la de Bariloche o algún animal descuartizado por el Chupacabras. Hasta que en Septiembre del año 2000 la Revista de La Nación publicó una extensa nota sobre el CAIRP (Centro Argentino de Investigación y Refutación de las Pseudociencias). Y me abrió los ojos. Más aún cuando en dicho artículo Christian Sanz cuenta que creyó en el triángulo de las Bermudas hasta cruzarse con un libro de Larry Kusche ("The Bermuda Triangle Mystery - Solved"), un holandés con sentido común que se dedicó a descuartizar el libro de Berlitz y comprobar que casi todo era un cuento. Me habían abierto los ojos con una barreta y sin anestesia. Mi rabia contra el rata de Berlitz explotó en silencio.

Y me convertí al escepticismo.

Pero no intenté hacer nada para abrirle los ojos al resto del mundo hasta ahora, que veo que la ignorancia está en todas partes y se vuelve de a ratos peligrosa. Y además porque estoy disconforme con más de un racionalista que, considero, no usa realmente la razón todo lo que dice usarla y dice abolir dogmas cuando en realidad solo cambia unos dogmas por otros. Pero esto da para rato.

La idea de este weblog es compartir, con quienes quieran leerlo, algunas reflexiones y experiencias acerca del pensamiento racional en la vida cotidiana y también un poco de su relación con la fe. Voy a dedicarme a desmenuzar con escalpelos las pendejadas que me vaya encontrando por el camino. Como el título del weblog lo indica me considero cristiano, aunque no he adherido a ningún credo oficialmente, y mi conversión es muy reciente, también voy a hacer radiografía de religiones. De eso hablare mas adelante, no me impide en modo alguno devorar alegremente cuanta patraña pseudocientífica y pseudorreligiosa se cruce en mi camino.

3 Comments:

Anonymous Anónimo said...

yo también fui víctima de Charles Berlitz... pero madure.
"Si Berlitz en su libro dice que un bote es rojo, es casi seguro que en realidad el bote sea de cualquier color menos rojo".

8:45 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Yo al igual que vos, fui victima de varias de las patrañas de "Conozca Mas", recuerdo haber tenido varias discusiones usandola como mi principal defensa (bastante endeble, te imaginarás..).

5:28 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

el hecho de pensar esta pregunta filosofica, nunca llegaremos a la verdad, estamos solamente adivinando, es decir podemos estar en lo cierto o no nunca se sabra, pero el hecho de estar adivinando
el sentido a la vida nos hace un poco feliz.Mejor imaginar que no imaginar.

5:35 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home